Contra la mentira, contra la verdad

contra las certezas, contra las conciencias
y contra las leyes y contra las ciencias,
contra la mentira, contra la verdad…

Este es un verso que me ha acompañado durante muchos años. No recuerdo exactamente cuándo ni cómo lo descubrí. Os he dejado el link por si queréis echarle un vistazo pues es precioso.

Así mismo, es una frase que he intentado, en cierta forma, hacer mía. No sabéis lo mucho que he creído siempre que sí existía una verdad absoluta. Y, que en cierto modo, yo estaba en el camino de llegar a ella. La cantidad de esfuerzo que he dedicado en llegar hasta ella… Creo, sinceramente, que aún hay una parte de mí que la busca.

Lo cual es sorprendente, pues si mi yo de hoy intentara mantener una conversación profunda con mi yo de hace 10 años, probablemente acabaríamos tirándonos de los pelos. Mi verdad ha cambiado mucho durante lo que llevo de vida. Y sigue en crecimiento. Es algo que no me avergüenza, pues creo que es motivo de orgullo.

Lo que aún hoy me sorprende es que aquellas personas que considero “mis mentores”, tampoco tengan la verdad absoluta. Y es que a veces he asumido erróneamente que por que una persona sea inteligente y lo que diga tenga sentido para mí la mayor parte de las veces, todo lo que diga me tiene que parecer correcto. Y no es así. O al menos, me estoy dando cuenta ahora (a mis casi 30 años) de que no es así.

¿Por qué? Pues porque lo que le funciona a esa persona, quizás no funcione para mí o para ti. Quizás no esté en harmonía con lo que he aprendido y experimentado o esté en contra de mis valores. Por lo tanto, soy una firme defensora de, aceptar consejos y opiniones de todo el mundo y pasarlos por nuestro filtro personal. Y educarse a diario, leer disparidad de opiniones a diario, para ejercitar ese filtro.

Como explica a continuación Nietzsche, la percepción de una misma realidad es diferente dependiendo de los ojos con los que se miren, y ninguna de las percepciones es incorrecta, pues ¿quién tiene la capacidad de decidir eso?

It is even a difficult thing for [man] to admit to himself that the insect or the bird perceives an entirely different world from the one that man does, and that the question of which of these perceptions of the world is the more correct one is quite meaningless, for this would have to have been decided previously in accordance with the criterion of the correct perception, which means, in accordance with a criterion which is not available. But in any case it seems to me that “the correct perception” — which would mean “the adequate expression of an object in the subject” — is a contradictory impossibility.

Friedrich Nietzsche – Complete Works

Para mí, una vez aceptada esta realidad, es una liberación. Pues se abren miles de realidades alternativas y aceptables, miles de códigos morales correctos. Libertad de pensamiento e interpretación.

En resumen y como decía Ruben Darío: Contra la mentira, contra la verdad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s